“Diario de Jonathan Harper. Bistritz, 3 de mayo. Salí de Munich a las 8:35 de la noche del primero de mayo, llegué a Viena a la mañana siguiente, temprano; debí haber llegado a las seis cuarenta y seis; el tren llevaba una hora de retraso. Budapest parece un lugar maravilloso, a juzgar por lo poco que pude ver de ella desde el tren y por la pequeña caminata que di por sus calles. Temí alejarme mucho de la estación, ya que, como habíamos llegado tarde, saldríamos lo más cerca posible de la hora fijada. La impresión que tuve fue que estábamos saliendo del oeste y entrando al este. Por el más occidental de los espléndidos  puentes sobre el Danubio, que aquí es de gran anchura y  profundidad, llegamos a los lugares en otro tiempo sujetos al dominio de los turcos…”.

Anuncis