Scarlett O’Hara no era bella, pero los hombres no solían darse cuenta de ello hasta que se
sentían ya cautivos de su embrujo, como les sucedía a los gemelos Tarleton. En su rostro
contrastaban acusadamente las delicadas facciones de su madre, una aristócrata de la costa, de
familia francesa, con las toscas de su padre, un rozagante irlandés. Pero era el suyo, con todo, un
semblante atractivo, de barbilla puntiaguda y de anchos pómulos. Sus ojos eran de un verde pálido,
sin mezcla de castaño, sombreados por negras y rígidas pestañas, levemente curvadas en las puntas.
Sobre ellos, unas negras y espesas cejas, sesgadas hacia arriba, cortaban con tímida y oblicua línea
el blanco magnolia de su cutis, ese cutis tan apreciado por las meridionales y que tan celosamente
resguardan del cálido sol de Georgia con sombreros, velos y mitones.

Anuncis