Emma Woodhouse, bella, inteligente y rica, con un hogar agradable y un
temperamento feliz, parecía reunir muchas de las mejores bendiciones de la vida; llevaba viviendo cerca de veintiún años en este mundo sin nada que la agitara o la molestara.

 

Anuncis