Una amiga em va recomanar aquesta escriptora, Agota Kristof, i molt especialment la seva obra La Analfabeta, d’on he extret aquests passatges:

Leo. Es como una enfermedad. Leo todo lo que cae en las manos, bajo los ojos. Diarios, libros escolares, carteles, pedazos de papel encontrados por la calle, recetas de cocina, libros infantiles. Cualquier cosa impresa. Tengo cuatro años. La guerra acaba de empezar. Vivimos en un pueblecito que no tiene ni estación, ni electricidad, ni agua corriente, ni teléfono.

Impressiona aquesta petita lectora que, moltes d’altres, entre les quals m’hi compto, llegir és com respirar… És més, llegir és gairebé una malaltia, una estranya malaltia, en mots d’un poeta persa.

I, per altra banda, el desarralament d’una dona exiliada:

¿Cómo habría sido mi vida si no hubiera dejado mi país? Más dura, más pobre, pero también menos solitaria, menos rota; quizá feliz.

Avui, Dia Mundial dels Refugiats, aquests mots ens colpeixen amb el que viuen cada dia milers de persones al món…

Però l’escriptura la salva:

De lo que estoy segura es que hubiera escrito lo que fuera en cualquier lengua.

Llegir i escriure salva vides…

Guareix ferides…